Autoengaño (I)

¿Cuanto dolor es capaz de soportar una persona?

Esa pregunta me da vueltas por la cabeza últimamente, derivado de conocer una historia de vida admirable que podría ser aún más extraordinaria si se diera la oportunidad de modificar algunos vestigios de la historia personal.

Habría menos dolor.

Pero aún parece que no será posible.

La primacía del control y la necesidad de reafirmar que se está haciendo lo correcto aún es fuerte y firme.

¿Cuanto más habrá que soportar?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *