Desengaño (II)

Paso lo que tenia que pasar.

Parecía impensable. Tuvo que exponerse esa situación para que el orden volviera a integrarse.

Desafortunadamente hubo perdidas. Inigualables e irrecuperables.

La verdad no creo mantenerme. La duda surge y se mantiene, da vueltas en mi cabeza…

¿Valdrá la pena pagar el precio? ¿Hay alguna salida, a pesar de todo?

Es tiempo de cerrar. Es la única certeza por ahora.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *