Maldad (1)

A veces la maldad prima en el pensamiento, y bien poco se puede hacer para evitarlo. Es tal la cantidad de personas que te dejas arrastrar por la noción del número y dices: «que más da, si desaparece ni lo notarias». Y entonces escuchas el susurro helado de los gritos, aullidos y clamores de lo que devendrian algunos seres al toparse con tu lado equivocado. Ese que quiere salir cuando más ordinarias percibes a las personas, a la vez que el hechizo de la superstición de la vida se esfuma de la palestra y quiere llevarse a la nada a quien se deje…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *